jueves, 8 de junio de 2017

ARCHIVOS DEL VIEJO HOTEL XII

ARCHIVOS DEL VIEJO HOTEL XII



LA MANO QUE MECE LA CUNA

Este cronista no es de esos que ven conspiraciones por todas partes, me limito a constatar que si miles de moscas acuden a un lugar es que allí hay mierda y que si son millones es que allí hay mucha mierda; lo mismo, por otra parte, que si millones de abejas acuden a un lugar es que allí hay un panal con mucha miel. En este caso podría decir, en una metáfora adecuada y terrorífica, que hurgando en los archivos escuché muchas psicofonías con llanto de bebé, lo que me llevó a la conclusión de que donde hay un bebé hay una cuna y donde hay una cuna, sin duda hay una mano que mece la cuna.

En un principio creí notar una clara manipulación, por mano anónima, de todas las historias que ocurrían en el hotel, los personajes también parecían estar manipulados o más bien llevados de acá para allá, como si fueran marionetas, y lo que es más importante, todo el mundo puede tener ideas tan delirantes como aquella, pero pocos, muy pocos, pueden llevarlas a cabo, salvo que tengan una financiación milagrosa, formen parte de alguna mafia globalizada y tengan unos redaños de toro. Esto me llevó a una investigación exhaustiva de los dineros que se debieron mover en el mundo para que no solo se construyera el hotel más lujoso y caro del mundo, sino incluso un pequeño país a su alrededor. Todos conocemos países pequeños como Gibraltar, San Marino, Mónaco, Andorra, etc etc, pero todos y cada uno de ellos surgió de una disparatada decisión política que luego tuvo que ser ratificada y cimentada proveyéndoles de la única economía posible en estos casos, es decir, el paíso fiscal puro y duro.  Sin embargo este no parecía el caso del País de la Alegría con su famoso hotel de los disparates, puesto que no era en realidad un paraíso fiscal, allí cada cual pagaba sus impuestos y se vivía del turismo, un turismo millonario y espléndido pero turismo al fin y al cabo. ¿Cómo habían llegado hasta allí los dineros que permitieron edificar un país de la nada? Si sigues el hilo llegas al ovillo y si rastreas el dinero llegaras a las manos corruptas que lo mangonean de acá para allá, es decir, a la mano que mece la cuna.

Así fui descubriendo que tras cada hombre de paja-de-paja-hombre-de-paja-de-paja-hombre…siempre estaba la misma mano que mece la cuna, es decir, el famoso millonario Slictik, quien dice no ocultarse de nada, no temer nada, ser tan transparente como un cristal recién limpiado por mano hacendosa, pero en realidad se trata del millonario, del ciudadano del planeta más opaco que uno pueda imaginar. Es cierto que no oculta sus francachelas, sus escándalos y escandaletes, pero cualquiera que quiera rastrear los movimientos de sus finanzas se encontrará con un camposanto de hombres de paja, con una llanura de esqueletos, con un laberinto de idas y venidas. Por suerte en los archivos del viejo hotel pude encontrar, por casualidad, algunos hilos por los que llegué al ovillo, contraseñas de cuentas, de correos electrónicos, nombres en clave, agendas negras, cajas B y C, apodos, cantidades, listas y más listas. Para que me entiendan ustedes, fue algo así como los papeles del bueno de Bárcenas, solo que elevados al cuadrado, al cubo y al poliedro.

Todo me condujo al millonario Slictik, la mano que mece la cuna, y a partir de ahí, de aquel preclaro momento, inicié una investigación exhaustiva de este portentoso personaje. Incluso llegué a encontrarme con un documento en el que se decía que su nombre no era aquel, sino que se trataba de un alias, buscado y encontrado por casualidad en sus primeros tiempos de ciudadano anónimo. El documento se ha perdido entre los papeles que pueblan mi mesa, por lo que no puedo aportarlo en este momento, pero sí decir que al parecer todo surgió de un estúpido error, como los que jalonan la vida de este prohombre, todos errores de bulto, que sin embargo, por un venturoso azar, terminaron de la mejor manera posible, algo así como el dicho de que Dios escribe recto con renglones torcidos. El millonario Slictik fue el renglón más torcido con el que se encontró el bueno de Dios, pero aún así consiguió escribir recto varias líneas, todo un párrafo. ¡Milagro portentoso!

La historia de todos los tejes y manejes de este personaje es muy larga, por lo que aquí daré por finalizado este capítulo, adjuntando alguna documentación. Baste decir que fue él y solo él quien escindió un pedazo de tierra en una costa tropical y creó un país; fue él quien financió de forma oculta la construcción del hotel y él, quien a través de hombres de paja, llegó a crear el mayor tinglado de la historia, todo artificial, todo puro vacío, infinitamente superior al vacío de la mayor burbuja inmobiliaria. Incluso se rumorea que muchos huéspedes, muchos turistas, nunca existieron, fueron solo nombres para hinchar los libros de registro en la recepción del hotel. En este montaje cayeron como moscas personas reales, con nombres y apellidos, turistas auténticos, muchos de ellos con modestas cuentas bancarias, invitados por el millonario Slictik a través de concursos. Todos participaron, con la mejor intención del mundo, con gran generosidad, creyéndoselo todo a pies juntillas, viviendo historias reales como la vida misma, sin apercibirse de que estaban protagonizando la mayor estafa el mayor montaje virtual de la historia. La mano que mecía la cuna acabó siendo mordida por las circunstancias, por la aleatoriedad y por el karma más justo.



NOTA: 15 de marzo del 2004, hora, las 13,44, debió de ser fin de semana para estar trabajando a esa hora. ¡Parece que fue ayer! Veo que el viejo hotel comenzó a funcionar en el 2004, puede que antes, puesto aquí ya parece que la idea daba sus primeros pasos y no a gatas. O sea, que hace más de seis años que comenzó esta aventura. ¡Cómo pasa el tiempo! Se harán una idea de cómo se fue creando el Viejo hotel de los disparates.



Enviado: 15/03/2004 13:44

El humor es siempre necesario pero cuando las cosas andan mal es cuando se hace imprescindible.

Continuando con el esbozo de que os hablé aquí van algunas ideas.

Se trata de crear una especie de relato colectivo que nos sirva como taller para la creación de personajes humorísticos al tiempo que vamos trabajando en todas las facetas del humor.
He pensado en esta idea: Un congreso internacional de humoristas por la paz.
Lugar: Un país a elegir, real o de ficción que podemos crear entre todos. He pensado en un hotel. Puede ser algo muy parecido al hotel de los lios de los hermanos Marx.

La forma de congreso de humoristas nos permitiría ir acoplando a nuevos autores que se fueran sumando una vez empezado el relato. Simplemente los personajes nuevos llegan tarde al hotel por cualquier motivo esperpéntico y se reincorporan al "normal" funcionamiento de este divertido caos.

Los personajes: Cada autor elige un personaje principal que será como su marioneta favorita. Puede ser totalmente original, creado desde cero, o bien se parodia a un personaje ya existente como Groucho, etc.

Personajes secundarios: Como tenemos que crear un montón de ellos, desde el director del hotel, a los camareros, relaciones públicas y un montón de humoristas, cada autor puede elegir a un grupito de secundarios que correrán de su cuenta. El tendrá que desarrollar las partes en los que ellos intervengan.

Hilo de la historia: Cada autor hace llegar al hotel a su personaje principal, nos lo presenta y desarrolla un breve episodio retratando su llegada al hotel de los lios.

Segundo paso: Una vez presentado cada personaje, entrará en contacto con los personajes principales de los demás autores. Cada autor creará los diálogos y narrará la parte que corresponde a su personaje. En el caso de que deba intervenir algún secundario se hará cargo el autor que lo haya cobijado bajo sus alas como una gallina clueca.

Posibilidades de la historia: Son casi infinitas. Cada uno puede aportar sus ideas y sus fantasías sobre cómo se pueden desarrollar los hechos. He pensado de momento en que los humoristas hagan unas breves ponencias sobre cómo ven ellos el humor. Pueden ser interrumpidos. Pero sobre todo interesa la creación de una especie de panfleto sobre la paz a través del humor. Se pueden hacer demostraciones o shows de cada humorista con su peculiar tipo de humor. Se pueden hacer concursos del tipo, la mejor escena surrealista, etc. Como el hotel es un verdadero lio, se puede interrumpir las ponencias o los shows con episodios imprevistos. Tales como el asesinato de alguien en el hotel y los humoristas se vuelven detectives o salen de excursión por la ciudad, tipo Las Vegas. La idea central da para mucho.

Mi personaje: Voy a utilizar un esbozo que ya tengo hecho. Se trata del humorista "number one" al que sus colegas llaman con mala baba el humorista ganapán. Su verdadero nombre es Olegario Brunelli, de ascendencia italiana aunque español por los cuatro costados. Gordo, bajito, calvo, lleva un peluquín que siempre se le cae en los momentos más inesperados y graciosos. Una de sus obsesiones es encontrar el peluquín perfecto que nunca se le caiga.

Se precia de cultivar todos los tipos de humor posibles e incluso los imposibles. Sus ídolos son los hermanos marx, Charlot, Buster Keaton y un desconocido genio del cine mudo llamado el filósofo imperturbable o Flic el admirable.
Le encanta la parodia y acostumbra a parodiar a todos los políticos que salen a su paso, los estudia e imita sus gestos y discursos. Su humor surrealista es muy peculiar. Cogiendo escenas de la vida cotidiana de un hombre de su tiempo, las lleva al extremo. Su humor más perverso es el humor cruel. Llega a la crueldad máxima desentrañando los mecanismos ocultos que mueven al ser humano.

Comenzaré el primer episodio haciendo llegar a Olegario Brunelli al hotel. Podéis ir pensando en vuestros personajes y en cuantas ideas se os ocurran. Cada cual puede hacer la construcción a su manera. Ya haremos encajar todas las piezas.



           

                 EL SUEÑO DE PESTOLAZZI

La primera noche del día en el que se reabrió el hotel Pestolazzi se acostó tarde, cansado de atender huéspedes y de las extravagancias de alguno de ellos. Roció la habitación con esencia de rosas (no podía pegar ojo si rondaba algún mal olor cerca) y tras tomarse una tila fría se acostó en su lecho, estiró las sábanas hasta que éstas ocultaron su cabeza y dándose la vuelta hacia el lado derecho se quedó dormido; no sin que antes pasaran por su cabeza toda clase de pensamientos y por su corazón toda clase de sentimientos, algunos no muy positivos.

En lo más alto del Pico Agujas, en la cordillera de Las Bordadoras (así llamada por el encaje de bolillos de sus crestas) Don Sata, con su capa negra al viento, levitaba a unos metros del suelo. Pestolazzi, que lo contemplaba desde lejos, se sintió atraído por él, como un gigantesco imán hubiera propulsado un puñado de limaduras de hierro, se encontraran donde se encontraran éstas.  Cayó a los pies de Don Sata y oyó su voz profunda de bajo como una campana tocando a muerte en la noche.

-Pestolazzi, todo el mundo será tuyo si postrándote a mis pies me entregas tu alma.

-Pero señor, antes necesito saber qué sentiría si pierdo mi alma y hasta qué punto sería mío el mundo que me prometéis.

-Tipejo de poca fe. Levántete y mira.

Pestolazzi se alzó y observó a su alrededor. El paisaje era hermosísismo. Siguiendo la dirección del dedo que D. Sata extendía, primero en una dirección y luego en otra, pudo ver el ancho mundo, todas sus gentes y todas sus pompas.

-Me interesa señor. ¿Hasta qué punto sería mío?.

-Tú, Pestolazzi, dominarías los pensamientos de las gentes, desde la sombra de sus subconscientes, y sus conductas, con impulsos irresistibles que achacarían a sus deseos malsanos. Como si fueras el dedo del destino precipitarías los acontecimientos en la dirección que indique la flecha de tus deseos.

-Esto está bien. ¿Pero qué sentiría si pierdo mi alma?

-Nada. ¿Quieres que te muestre a todos aquellos que ya la han perdido?

Y señalando el horizonte Pestolazzi pudo ver cómo se iban formando en el cielo el rostro de aquellos que dominaban el mundo. Personajes todos muy conocidos, cuyos nombres no vamos a desvelar por miedo a las represalias.

-Sí, estoy de acuerdo con usted, Don Sata, no creo que ni uno de ellos sienta por un instante el vacío que supone haber perdido su alma a sus manos. De acuerdo. Aquí tiene mi alma y sea lo que Dios quiera....




Texto de esta semana


TEMA PARA ESTA SEMANA

Se propone como tema para la semana que va desde el 20-11-05 al 27-11-05 el situar a sus personajes en el hotel. Para ello en este foro podrán escribir un texto en el formato que les resulte más cómodo relatando la llegada al hotel de su personaje, cómo se instala en la habitación correspondiente, que puede ser descrita y a continuación se da una vuelta por el hotel. Caso de conocer a otros personajes se saludarán preguntándose cómo les han ido las cosas desde la última vez que se vieron. Caso de no conocerse pueden presentarse y entablar la correspondiente charla. ¿Qué hace usted en el hotel, me invitaría a cenar, etc?.

Tienen toda esta semana para escribir sobre este tema, aunque mientras tanto pueden relacionarse en el correspondiente foro que esta semana se titulará ¿Qué hago yo en este hotel?. Bienvenidos y muévanse a gusto y gana por el hotel de los disparates.

El foro de los espías


Aprovecho este largo puente, aquí en España (lo siento por los demás) para adelantar trabajo y abrir nuevas posibilidades a los huéspedes del hotel. Por los que siento algo muy especial y a quienes me gustaría ver felices, como en su casa, que lo es.

El foro de los espías se abre para quienes gusten de espionaje, historias detectivescas y sepan disfrutar del género negro.

La historia, más o menos, es la siguiente: El Sr. Pestolazzi se acercó con Alpedrete al cubículo oculto desde donde el director de cine graba con cámara oculta todo lo que sucede en el hotel. Este personaje, amigo de Carlos Lebon, decidió hace tiempo utilizar el hotel como laboratorio experimental para un documental con el que piensa volver a lo alto del candelero, de donde fue expulado a raíz de sus últimos estrenos, auténticos bodrios.

Pestolazzi observa que faltan algunas cintas, grabaciones sobre huéspedes del hotel, que él sabe existían, puesto que pudo echar un vistazo a su contenido. Algo serio está pasando en el hotel. Puede que nos hayan invadido espías. Piensa el cándido Sr. Pestolazzi, que ignora que en un sótano oculto, al que se accede mediante una tarjeta que se introduce en una ranura de la pared, está trabajando el profesor Cabezaprivilegiada.

Este buen hombre ha sido secuestrado por agentes de la TIA y obligado a trabajar en una nueva arma bactoriológica. Nosotros, los espectadores, los sabemos porque estamos viendo la película y conocemos todas las claves. Falta poco para que el profesor, tras un error fatal, desencadene un apocalipsis de ventosidades.

Los agentes de la TIA aprovechan para espiar a nuestros amados huéspedes. Alguien se va de la lengua, algo se filtra, y todo el mundo en el hotel resulta sospechoso. Hasta el mismo Sr. Pestolazzi que deberá interrogarse a sí mismo.

Investiguen y enrédenlo todo hasta que ni el mismísimo James Bond pueda sacar algo en limpio. Cuanto más enredado acabe el tema, mucho mejor... Si es que acaba.



Ocio en el Hotel


Sin perjuicio de que los nuevos huéspedes se instalen a gusto en el hotel, conozcan a los demás huéspedes y se relacionen con ellos según carácter e idiosincrasia de cada cual y sin perjuicio de que sigan con las escenas ya iniciadas, les propongo para la semana que viene el tema del ocio en el hotel de los despropósitos.

Una vez instalados confortablemente y conocidos entre sí los huéspedes cada cual puede tomarse un respiro, sin perjuicio de que ese respiro pueda ser en común con otros huéspedes.

La dirección del hotel les invita a visitar su piscina olímpica, con vigilantes-tas de la playa, su casino donde se pueden jugar hasta las pentañas, sus minicines, su teatro, donde creo que se representa una obra de un tal Charles Sakeslebon. Pueden jugar al ajedrez o tomarse unas copichuelas en el bar de Mortimer o irse al saloncito chinoise para conversaciones "tete a tete" o gastar bromas o... lo que se les ocurra.



Si necesita dejar un mensaje a otro personaje, si necesita citar a otro huesped del hotel, si necesita un buen "tete a tete" con otro personaje y no desea interrumpir la escena, puede pasar por el buzón y dejar su mensaje o citar a quien desee en el saloncito chino donde puede desarrollar un buen "tete a tete". No le recomiendo que lo haga en el buzón porque le quedará "la tete" un poco aplastada. Vamos, anímense y citen a cuantos huespedes deseen. Que ellos acudan a la cita o no es cosa suya.

Consulta del doctor Sun, discípulo de Jung


Para los huéspedes del hotel se abre consulta gratuita por el doctor Carlo Sun, discípulo de Jung. Si quieren saber quién es esta eminencia consulten la página de Slictik y lean su biografía. Si aún desean consulta entren aquí, siéntense en el recibidor, tomen una revista y esperen. Si desean un psicoanálisis, a diez años, pongamos por caso, rellenen instancia y déjenla en manos de la enfermera del doctor Sun, Rita la portera, reciclada a enfermera.

Cualquier problema subcnsciente, cualquier patología, les atenderá el doctor Sun, noche y día.
Test psicoanalísticos del Dr. Sun


Ustedes pueden ayudar al doctor Sun a confeccionar test con el fin de afinar aún más sus buceos en el subconsciente de sus pacientes. Este foro queda abierto para que cada cual contribuya al bien de la humanidad. Además de test podrán confeccionar encuestas para ayudarnos a todos a hacernos una idea de la sociedad en que vivimos, encuestas políticas, de consumo, de futurología, de sexología (un informe Hite en plan moderno) o de lo que prefieran.

De momento el Dr. Sun les propone un test con el que se hará una idea básica de los problemas o patologías de sus futuros pacientes o simplemente hará un análisis gratuito de la personalidad de los huéspedes del hotel. No es obligatorio contestarlo para psicoanalizarse. Porque díganme ustedes: ¿acaso hay algo obligatorio en nuestra sociedad?. ¿Están obligados ustedes a pagar a Hacienda, a ponerse el cinturón de seguridad, a ir al "laboro" todos los días?. No, pues entonces este test tampoco es obligatorio. Vivimos en una sociedad libre, democrática y con un futuro estremecedor. Así pues ustedes son libres y pueden utilizar su libertad como mejor les parezca.

Sin perjuicio de los test tradicionales, por ejemplo el de Rochas (ya saben, el de las manchitas) el doctor Sun les irá proponiendo de tiempo en tiempo un test para comprobar cómo anda la salud mental, psicológica, emocional y hasta física de los huéspedes del hotel. Ustedes son libres de colaborar con el doctor Sun o de mandarlo al carajo. Y ahora permítanme que les proponga este test.

1-¿Cómo calificaría usted, del uno al diez, la gravedad de su problema o patología?. Suponiendo que 1 fuera -me carcajeo de mis problemas siempre que puedo- y 10 fuera -lo veo todo negro, como si estuviera en un túnel o hubieran pintado la realidad con tinta de calamar-.

Puntúense y digan la razón.


2.- Cuando están ustedes bajo de forma, deprimidos, asustados, desesperados, ¿se conceden algún tipo de premio?.

a) van a comprar a unos grandes almacenes y los desvalijan. Se convierten en compradores compulsivos.

b)No paran hasta lograr su orgasmo, de cualquier tipo que sea, estético, físico, intelectual, espiritual...

c)Se quedan en su cuarto llorando a lágrima viva hasta que se les pasa.


3.-Narren a su papacito, el doctor Sun, el sueño más extraño que hayan tenido.


4.- Cuando tras una larga reflexión llegan a la conclusión de que la culpa de sus problemas la tienen los demás.

a)No paran hasta tomar del cuello al causante de sus problemas y apretar y apretar....

b) Cuentan hasta un millón, respiran profundamente hasta ponerse morados y tras largas y patéticas reflexiones llegan a la conclusión de que ustedes también tienen la culpa y se ponen un cilicio en el muslo y abrazan y besan al primer ser humano con el que se encuentran.

c) Otras.


5.- Pongan por orden los que consideran son los mayores problemas de la humanidad.

Poco sexo y mucha mala leche.

La violencia, el terrorismo y la madre que los parió a los dos.

Los políticos, los políticos, los políticos....

El hambre en el mundo, la falta de trabajo, las catástrofes climáticas, el trabajo de los niños...

La sociedad de consumo, el consumo de la sociedad, la sociedad consumista y el superhéroe "Pasta gansa"..


Otros.

Bien. Con esto y un bizcocho hasta mañana a las ocho en la consulta del doctor Sun y recuerden venir con el subconsciente bien abierto que no tengo abrelatas. Un abrazo.



Consulta del doctor Sun, discípulo de Jung


Para los huéspedes del hotel se abre consulta gratuita por el doctor Carlo Sun, discípulo de Jung. Si quieren saber quién es esta eminencia consulten la página de Slictik y lean su biografía. Si aún desean consulta entren aquí, siéntense en el recibidor, tomen una revista y esperen. Si desean un psicoanálisis, a diez años, pongamos por caso, rellenen instancia y déjenla en manos de la enfermera del doctor Sun, Rita la portera, reciclada a enfermera.

Cualquier problema subcnsciente, cualquier patología, les atenderá el doctor Sun, noche y día.
Homenaje al Quijote


Saben ustedes que este año se celebra el cuarto centenario del Quijote. Este hotel no podía quedar al margen de este magno acontecimiento cultural y les propone un espectacular homenaje a esta obra maestra de la literatura universal y a su autor, Cervantes. Homenaje que esperemos dure tanto cuanto se prolongue el hotel en el tiempo (que sea mucho).

Para ello me es grato comunicarles que Luis Quixote y Paco Sancho tienen habitación doble reservada en este hotel y están viajando en un vuelo charter, para el que Paco Sancho compró billetes por Internet.

Pero antes de que estas dos buenas piezas aparezcan por aquí y se reproduzca una historia que todos ustedes ya conocen (¿quién dijo que la historia nunca se repite?) les contaré algo de ellos para que no les pille de nuevas.

En su juventud pertenecieron a una comuna hippie en San Francisco. Allí aprendieron a darle a la hierba y siguieron la conocida consigna de "haz el amor y no la guerra". Viajaron por medio mundo junto con la comuna, motorizada, y ya viejos y un poco cansados decidieron regresar a la Mancha, para volver a ver a sus familiares, que ya estarán todos un poco mayorcitos.

No lograron su objetivo puesto que Quixote probó unas hierbas, regalo de un par de amigos indios, muy bromistas, e inició su extraño delirio. Aficionado al Quijote para desfacer las burlas que provocaba su apellido (en realidad luego descubriría que era de ascendencia gallega) no es extraño que el delirio le llevara a creerse el auténtico Quijote.

Paco Sancho intenta hacerle volver en si de sus desatinos pero cada cosa o persona que ve le recuerda a Luis Quixote alguna de sus supuestas aventuras quijotescas.

Pueden empezar cuando quieran. Hagan que sus personajes le tomen el pelo a Luis Quixote disfrazándose de algún personaje del Quijote e inicien la historia por donde quieran, por el principio, por el final o por la mitad.

Construyendo el hotel


Un amigo que desea registrarse en el hotel me ha comunicado su dificultad de ubicarse en el mismo, porque lo cierto es que no está descrito, ni siquiera someramente.

Ciertamente ese es un gran fallo que me preocupó durante un tiempo y al que no puse remedio porque observé que la imaginación de los pocos huéspedes que tenía entonces suplía con creces el no saber muy bien en qué clase de hotel estaban residiendo.

Se me ocurre que como esto es un taller y como todo narrador debe aprender a describir entornos y paisajes, podríamos hacer de este foro un taller centrado en la descripción del entorno.

Para ello cada huésped del hotel podrá darse un paseo por el mismo y sus alrededores e ir describiendo lo que ve, o lo que cree que ve, que eso y no otra cosa es lo que llamamos realidad (lo que creemos ver). Entre todos iremos construyendo el hotel y sus alrededores e incluso, si alguno se anima, la propia ciudad que bien podría llamarse "Alegría de vivir". Como somos creadores podemos poner nombres a las cosas, un derecho inalienable de todo creador. Se admiten también sugerencias sobre nombres.

Como de algún sitio hay que partir iniciaré yo la descripción del hotel. Es lógico que haya discrepancia en la visión que cada uno tenga del mismo. Al final haremos las reformas en el mismo que sean pertinentes según el gusto de los huéspedes. Para ello contrataremos al Sr. Añil, albañil, que tiene una empresa constructora un tanto "sui géneris", por llamarla de alguna manera. Eso nos permitirá tirar tabiques y levantar otros, allí donde sea preciso. Los huéspedes sufrirán incomodidades pero serán solo momentáneas. Y recuerden que esto es un taller de humor. Las reglas del humor son distintas a las que se manejan en la narrativa convencional. Recuerdo en este sentido una escena de una película muda de Buster Keaton, cara de palo, en la que está construyendo la fachada de una casa y un ciclón la derrumba sobre él, con tanta suerte que no le pasa nada, puesto que le toca una ventana por la que pasa su cuerpo como un rayo de luz sobre el cristal.

Comprendo que algunos huéspedes tengan dificultades en una narrativa tan libre, donde la fantasía y la imaginación lo son casi todo. Por ello trataremos de darle un poco de realismo al hotel e incluso, como ya mencioné en el manual, se pueden abrir foros específicos para quienes gusten de una narrativa más tradicional o tratar otros géneros.

Y ahora,si me permiten, les voy a describir someramente el hotel, tal como yo lo estoy viendo, mejor dicho, tal como Brunelli lo viera la primera vez que se hospedó en él.

La ciudad "Alegría de vivir" es la capital de un país que podríamos llamar "Sin fronteras". Está ubicado en un lugar remoto, difícil de situar en el mapa, porque lo cierto es que no aparece en mapa alguno. Todo en este país es distinto a lo que sucede en los demás. Su clima es más bien tropical aunque el tiempo cambia al compás de extraños vientos, que soplan cuando quieren. No hay estaciones claras y el tiempo se resiente con ello. Los huéspedes a veces andan perdidos en la cronología. Para ayudarles a situarse en el tiempo iremos poniendo en un calendario el día de la semana y el mes del año.

Así por ejemplo el hotel se abrió al público pongamos el día 1 de diciembre. Durante ese día ocurrieron y ocurren todas las cosas que se describen en el foro primero, titulado "¿Qué hago yo en el hotel". El día segundo, o sea 2 de diciembre del 2005 están ocurriendo los eventos que se narran en el foro segundo "Ocio en el hotel". El día tercero, o sea 3 de diciembre, el Sr. Pestolazzi se vuelve paranoico y cree que todo el mundo es espía y que intentan sabotear el hotel. El día 4 de diciembre llegan al hotel Luis Quixote y Paco Sancho que lo revolucionan todo y se acaba produciendo un homenaje al Quijote que cada huésped expresará a su gusto.

Era mi idea situar cada escena en un tiempo concreto. Una especie de formato de serie 24 horas (¿conocen la serie televisiva?). Al inicio de cada intervención se pondría algo asi como: Ciudad Alegría de vivir, país Sin fronteras, barrio La Casa de Asterión, hotel de los disparates, salón chinoise, 19,30 horas, día 1 de diciembre del 2005. Entra Brunelli y observa....

Esa era mi idea pero me al darme cuenta de que cada intervención tenía una hora fecha marcada lo relegué hasta ver cómo íbamos funcionando. Se podría remarcar con letra negrita esta fecha y aunque haya otra al principio de la intervención eso solo nos dará una orientación del tiempo real de los demás paises del planeta Tierra. Aquí el tiempo es distinto. Y eso nos permitiría jugar a historias de fantasía o ciencia-ficción. Este país, la ciudad y el hotel serían como una especie de isla en el tiempo.

El tiempo en el hotel transcurrirá en compartimentos estanco. Es decir, se pueden estar produciendo hechos en el foro uno en una fecha y otros distintos en el foro 2 con otra fecha. Que esto suene raro no implica que como creadores que somos no podamos cambiar las leyes físicas del universo que estamos creando. En cierta ocasión esbocé una narración humorística en la que el tiempo se descontrolaba y en un mismo espacio ocurrían todos los hechos al mismo tiempo, con lo que el protagonista se sentaba una y otra vez en la misma silla y sus cuerpos unos encima de otros.

Pero eso sería objeto de un foro especial de fantasía o ciencia ficción. Lo importante es que ahora se situen en el hotel.

"Sin Fronteras" es un país pequeño, con selvas tropicales, montañas muy altas, una zona costera, muy pequeñita, con playas muy apañaditas de fina arena. También tiene una zona desértica con dunas. Se trata de que el país nos permita situar la narración en cualquier entorno que necesitemos.

"Ciudad Alegría" está justo en el centro del país. Es una ciudad donde no existe la especulación por lo que los edificios suelen ser más bien bajitos, a excepción de los edificios gubernamentales, edificios públicos y lugares comunes de ocio, tales como el hotel de los disparates.

El barrio donde está situado el hotel se llama "Casa de Asterión" y es un barrio de alto standing, diseñado por el arquitecto Wrogh (pronúnciese Roooog), de apellido, Freddy de nombre. Se trata de un laberinto con jardines, casitas bajas, casitas menos bajas con ático, etc etc

El hotel está en el centro del barrio, le rodean unos hermosos y amplios jardines, al lado está el museo y más cosas que no es el momento de describir.

El hotel es un edificio de, pongamos doce plantas, algunas en construcción, con varios sótanos donde están las cocinas, aparcamientos y otras muchas cosas. Son tan grandes que ni el propio Pestolazzi conoce a fondo lo que hay en ellos.

La fachada es un tanto extraña, mezcla de varios estilos que cada huésped ve de manera distinta. Alrededor de una glorieta floral se estacionan los coches que llegan, luego pasan al parking subterráneo. Recibe a los visitantes un relaciones públicas vestido de forma extravagante. No sabemos si el hombre o mujer o cómo viste porque el personaje aún no se ha registrado en el hotel.

El vestíbulo es muy amplio y de techo altísimo. En él hay tiendas, entre otras la perfumería de Proserpina, bella y fina y el quiosco del Sr. Cacho, si así lo desea. Hay joyerías y tiendas de lujo. Está la conserjería al fondo, a la izquierda una puerta da al salón chinoise. Al restaurante se llega por un pasillo, al fondo, justo donde están los ascensores.

Las habitaciones son enormes, auténticas suites, con baños amplios, grifería de oro, jakuzi (o como se escriba) y todo tipo de comodidades. Hay escaleras de incendios y hay muchas cosas más que no voy a describir porque cada huésped deberá ir haciéndolo según se mueve por el hotel.

Y que esto sirva de base para este foro que consistirá en trabajar la descripción del entorno donde se desarrolla la historia. Los personajes se pueden mover solos o en grupo e ir describiendo y comentando cómo es el hotel. No se preocupen por las discrepancias que todo se arreglará, con una buena dosis de paciencia y mucha de fantasía.




            Algunas ideas sobre el hotel a estudiar

-La posibilidad de crear un tema mensual para cada foro, que se podría alargar más de un mes o de dos si los personajes responden. Cada coordinador sugeriría el tema que más le interesara y se prepararía con el moderador el hilo fundamental de la trama y sus posibilidades. Se podrían anunciar en la sección de anuncios de la página con las pautas fundamentales de la historia.

-Los huéspedes podrían intervenir en esa trama, creando sus propias ramificaciones. Sin perjuicio de seguir su vida cotidiana en el hotel, tal como lo venían haciendo hasta ahora. Se premiaría a los que participaran en esa trama común tratando de responder con más frecuencia a sus intervenciones.

-El moderador tratará de ir resumiendo la historia de cada foro para que ningún huésped que entre al foro se pierda. Se agradecería la ayuda en este sentido de los coordinadores de foros.

-Para evitar aislamientos en espacios se recomendaría las visitas de un foro a otro por algún motivo. Se podría crear una historia común en la que participaran todos los foros. Así Alpedrete podría poner los menús a mitad de precio un día concreto por algún motivo o Mórtimer presentaría una nueva atracción en su bar o el Spa daría alguna sesión gratis (como ya se ha hecho). Cacho’s haría una temporada de rebajas, etc. Lo importante es que unos foros no queden descolgados mientras otros se llevan todo el ajetreo. Es una idea a estudiar, no la tengo muy pensada.

-Se recomienda utilizar siempre la negrita para situar la intervención. Eso evita que los personajes se pierdan llamadas que les hacen otros.

-Los problemas de narración entre diferentes narradores se pueden solventar con la intervención de un tercer personaje, que coordina dos intervenciones contradictorias. Los personajes del moderador estarán atentos para intervenir, pero se recomienda que sean los coordinadores de foros los que utilicen sus personajes para solucionar contradicciones en las historias.

-Siempre que sea posible el moderador y los coordinadores intentarán hablar por MSN para coordinar las historias que hay en marcha. Si no fuera posible todos juntos, por los horarios, se intentará hablar con cada uno.


            Algunas ideas sobre el hotel a estudiar

-La posibilidad de crear un tema mensual para cada foro, que se podría alargar más de un mes o de dos si los personajes responden. Cada coordinador sugeriría el tema que más le interesara y se prepararía con el moderador el hilo fundamental de la trama y sus posibilidades. Se podrían anunciar en la sección de anuncios de la página con las pautas fundamentales de la historia.

-Los huéspedes podrían intervenir en esa trama, creando sus propias ramificaciones. Sin perjuicio de seguir su vida cotidiana en el hotel, tal como lo venían haciendo hasta ahora. Se premiaría a los que participaran en esa trama común tratando de responder con más frecuencia a sus intervenciones.

-El moderador tratará de ir resumiendo la historia de cada foro para que ningún huésped que entre al foro se pierda. Se agradecería la ayuda en este sentido de los coordinadores de foros.

-Para evitar aislamientos en espacios se recomendaría las visitas de un foro a otro por algún motivo. Se podría crear una historia común en la que participaran todos los foros. Así Alpedrete podría poner los menús a mitad de precio un día concreto por algún motivo o Mórtimer presentaría una nueva atracción en su bar o el Spa daría alguna sesión gratis (como ya se ha hecho). Cacho’s haría una temporada de rebajas, etc. Lo importante es que unos foros no queden descolgados mientras otros se llevan todo el ajetreo. Es una idea a estudiar, no la tengo muy pensada.

-Se recomienda utilizar siempre la negrita para situar la intervención. Eso evita que los personajes se pierdan llamadas que les hacen otros.

-Los problemas de narración entre diferentes narradores se pueden solventar con la intervención de un tercer personaje, que coordina dos intervenciones contradictorias. Los personajes del moderador estarán atentos para intervenir, pero se recomienda que sean los coordinadores de foros los que utilicen sus personajes para solucionar contradicciones en las historias.

-Siempre que sea posible el moderador y los coordinadores intentarán hablar por MSN para coordinar las historias que hay en marcha. Si no fuera posible todos juntos, por los horarios, se intentará hablar con cada uno.


LA ACADEMIA DE LA LENGUA CASTELLANA
Principio del formulario
URL: Vínculo:
Final del formulario

INVITACIÓN

Por si se aburren estas vacaciones La Real Academia de la Lengua Castellana del Hotel de los disparátes tiene el placer de comunicarles que se ha abierto el plazo de presentación de candidaturas para sus sillones académicos, de la A a la Z, mayusculas y minúsculas. Caso harto improbable de que hubiere más candidaturas que sillones se ampliarían estos en silones @ o punto, punto y seguido, punto y aparte, etc etc

Las candidaturas podrás ser presentadas por ustedes mismos, por sus personajes, por amigos, por curiosos que pasaban por allí o por cualquiera, incluidos académicos de verdad
.


REQUISITOS

Aparte de ser mayor de edad, etc, necesitan comprometerse a escribir un trabajo que subirán a su página, poniendo luego un enlace aquí. El trabajo deberá versar sobre la lengua castellana en sus más amplias facetas, gramática, estilo, ortografía, refranero, diccionario de lenguaje coloquial, comentarios de textos, literatura castellana y escritores de habla castellana. Pueden hacerlo en forma muy seria, seria, en broma, muy en broma, en tono disparatado, etc


Dichos trabajos, una vez presentados, les capacitarán para ser nombrados académicos de la letra que hayan solicitado. Luego vendrá el discurso de investidura, etc.


FASES

Las siguientes fases serán la creación de comisiones para el estudio de la lengua y otros trabajos. Tales como: Diccionario de habla coloquial; refranero de cada país; herramientas para el escritor, tales como un dicconario de términos paisajísticos y de entorno; un diccionario urbanita; un diccionario de términos gramaticales, etc etc

Las comisiones se formarán por aclamación y los trabajos comunes serán luego aclamados y subidos a las diferentes páginas de los participantes con la firma del logotipo de la Real Academia que se estudiará.

OTRAS ALTERNATIVAS

Al mismo tiempo se crea la academia de las artes y las ciencias, en paralelo con la otra. Los trabajos serán de corte artístico, cinematográfico o científico.

Las comisiones que se crearán podrán ser de muy diversa índole, tales como: Inventos para el futuro que aún no han sido inventados; descubrimientos científicos que aún no han sido descubiertos; el arte cinematográfico, el arte pictórico, el arte escultórico; tendencia en el arte contemporáneo y otras que se preveen para el futuro.

Una vez presentadas las candidaturas pueden hablar entre ustedes mientras los que nos vayamos de vacaciones regresamos. Pueden dar su apoyo a este o aquel candidato, ponerle zancadillas o compartir puntos de vista.

Espero que se diviertan y trabajen al mismo tiempo. La Real Academia de la Lengua Castellana del Hotel de los Disparates se lo agradecerá
.


La cocina de la señorita Gas e Iñaki Lizorno

Iñaki no padece de claustrofobia, de otra manera no habría podido aguantar una vida abnegada, dedicado al noble y exquisito arte culinario. Desde cuartuchos de trastiendas a sótanos infectos, Lizorno ha pasado por casi todo. De ahí que las cocinas del hotel de los disparates, aunque situadas también en los sótanos, poseen todas las comodidades modernas y su extensión haría posible jugar un partido de futbol, entre cacerolas y sartenes.

En el centro mismo aparece un gran rectángulo, con más de dos docenas de fuegos, de gas, vitrocerámicas y hasta fuegos alimentados con leña, para cocinar los platos preferidos de su infancia. Un hotel tan grande y lujoso (con muchos huéspedes y más que podrían venir y acaso vengan) requiere de unas enormes cocinas un chef de primera y ayudantes, pinches, lavaplatos y toda clase de artilugios para la cocina postmoderna de fusión. En esto ha colaborado el profesor Cabezaprivilegiada, a cambio de un cheque en blanco del Sr. Pestolazzi. Por lo visto quiere desaparecer del hotel o caso de quedarse contratar a un asesino a sueldo, para que se cargue a los agentes de la TIA.

La señorita Gas apareció por la cocina una mañana, anunciando que se sentía desfallecida y necesitaba un tentempié. Iñaki la agasajó de tal forma que ella se sintió obligada a darle un par de recetas picantes mexicanas, algo que chifla a Iñaki. El pasearse por las cocinas se convirtió en una costumbre. Iñaki le propuso entonces convertirse en chef de cocina, con su misma categoría y bien pagada por Pestolazzi o en otro caso en una visitante privilegiada, provista de una tarjeta con microchip, para acceso a las cocinas. Y esto requiere una explicación: las cocinas están dotadas con medidas de seguridad, para que ningún extraño tenga acceso. Esto se debe a que Iñaki teme el espionaje industrial de otros chefs, que envidian su cocina de fusión.

Personal: Hay unos doce pinches, que se dedican a tareas menores, como cortar patatas, lavar ensaladas, picar ingredientes, etc. Como ayudantes solo tiene a su yerno, casado con su hija y ahora chef de prestigio, promotor de la cocina integral. Hay informáticos y técnicos de mantenimiento para los numerosos artilugios electrónicos.

Iñaki acompañó a la Srta. Gas al despacho de Pestolazzi, donde éste se deshizo en cumplidos y dio toda clase de facilidades. Iñaki, antes de la entrevista introdujo su cabeza en una olla de bacalao al pil pil y estuvo allí hasta que las fosas nasales se le hincharon. Luego roció su impoluto uniforme blanco de salsa, para combatir el olor apestoso de Pestolazzi.

La Srta. Gas e Iñaki han proyectado cursos de cocina internacional, postmoderna, de fusión y van a proponer a una conocida cadena de tv, Radio Caracol, un programa en directo. En él invita a los mejores chefs del mundo, mexicanos, españoles, franceses, peruanos, japoneses, italianos, etc.

Los huéspedes podrán entrar a las cocinas como espectadores y aportar sus recetas o incluso participar en la elaboración de las mismas en los fogones 7,8,9 y 10. Se importarán los mejores caldos del mundo, desde riojas, borgoñas y vinos californianos. Y se transportarán por vía aérea los productos más exóticos para los paladares más exquisitos del hotel.





NOTAS DE COORDINACIÓN DEL VIEJO HOTEL I


           

  Algunas ideas sobre el hotel a estudiar

-La posibilidad de crear un tema mensual para cada foro, que se podría alargar más de un mes o de dos si los personajes responden. Cada coordinador sugeriría el tema que más le interesara y se prepararía con el moderador el hilo fundamental de la trama y sus posibilidades. Se podrían anunciar en la sección de anuncios de la página con las pautas fundamentales de la historia.

-Los huéspedes podrían intervenir en esa trama, creando sus propias ramificaciones. Sin perjuicio de seguir su vida cotidiana en el hotel, tal como lo venían haciendo hasta ahora. Se premiaría a los que participaran en esa trama común tratando de responder con más frecuencia a sus intervenciones.

-El moderador tratará de ir resumiendo la historia de cada foro para que ningún huésped que entre al foro se pierda. Se agradecería la ayuda en este sentido de los coordinadores de foros.

-Para evitar aislamientos en espacios se recomendaría las visitas de un foro a otro por algún motivo. Se podría crear una historia común en la que participaran todos los foros. Así Alpedrete podría poner los menús a mitad de precio un día concreto por algún motivo o Mórtimer presentaría una nueva atracción en su bar o el Spa daría alguna sesión gratis (como ya se ha hecho). Cacho’s haría una temporada de rebajas, etc. Lo importante es que unos foros no queden descolgados mientras otros se llevan todo el ajetreo. Es una idea a estudiar, no la tengo muy pensada.

-Se recomienda utilizar siempre la negrita para situar la intervención. Eso evita que los personajes se pierdan llamadas que les hacen otros.

-Los problemas de narración entre diferentes narradores se pueden solventar con la intervención de un tercer personaje, que coordina dos intervenciones contradictorias. Los personajes del moderador estarán atentos para intervenir, pero se recomienda que sean los coordinadores de foros los que utilicen sus personajes para solucionar contradicciones en las historias.


-Siempre que sea posible el moderador y los coordinadores intentarán hablar por MSN para coordinar las historias que hay en marcha. Si no fuera posible todos juntos, por los horarios, se intentará hablar con cada uno.

jueves, 16 de marzo de 2017

ARCHIVOS DEL VIEJO HOTEL XI

          ARCHIVOS DEL VIEJO HOTEL XI



   DIFERENTES HOTELES EN DISTINTAS DIMENSIONES

Cuando acepté este duro trabajo de cronista, muy bien remunerado, por cierto, único o casi único motivo que me impulsó a esta disparatada aventura, casi tan delirante como las aventuras del bueno de don Quijote, tuve que soportar algunas humillaciones que no habría aceptado por un cheque con una cifra menor del que constaba en él. Me dijeron que era solo un anticipo, que en cuanto terminara la crónica, o al menos ésta hubiera avanzado lo suficiente para que mi mecenas comenzara a creer en mí, recibiría otros cheques aún mayores. Dicho documento público de pago estaba firmado por un tal Slictik, de quien nada sabía y nada supe hasta que advertí que, entre la aplastante y apabullante documentación que se me hizo llegar, existían documentos sin aparente relación, tal vez una confusión de una mano poco cuidadosa. Al parecer el tal Slictik es un millonario tan excéntrico como cínico, que se puede permitir el lujo de perder unos millones en tareas estúpidas, en aventuras surrealistas, en fundaciones perfectamente legales pero también perfectamente evitables.

Entre las numerosas humillaciones que sufrí, la mayor de ellas fue, sin duda, el verme obligado a que una mano anónima ocultara mis ojos con una venda, que dicha mano me condujera fuera de la estancia donde tuvo lugar la reunión preliminar, tal vez un casting de cronistas, y me hiciera subir a un vehículo que supuse limusina por la amplitud y el bar que se puso a mi disposición. La ruda mano oprimió mi nuca para hacerme bajar la cerviz, tal como he visto numerosas veces en los telediarios que las fuerzas del orden hacen con los detenidos, supongo que para que luego no puedan acusarles y pedirles responsabilidades civiles subsidiarias por un chinchón o herida en el cuero cabelludo. El vehículo me condujo, dando vueltas y más vueltas, a lo que supuse era un aeropuerto, a juzgar por el inconfundible estrépito y ruidos aéreos perfectamente identificables. El viaje fue ameno gracias a que la mano que me perseguía, y que de inmediato identifiqué como perteneciente a un fornido guardaespaldas o matón, me libró de la venda y una bella y encantadora azafata me ofreció bebida y cuanto necesitara dentro de unos límites decorosos.

Así pues desconozco dónde me encuentro, supongo que se trata de un sótano porque no veo la luz, tal vez los extensos archivos de alguna de las múltiples fundaciones del millonario Slictik. En cuanto haya llegado a la mitad de esta crónica estoy pensando en pedir, suplicar, exigir, que se me porte, como sea o consideren oportuno, hasta el mismísimo hotel de los disparates, suponiendo que siga existiendo, o al menos al país de la Alegría, suponiendo que no sea un invento, para que de esta forma pueda alojarme en una de las famosas suites del legendario hotel y visitar y palpar los lugares que se describen en los documentos de esta crónica.

Mientras llega ese momento me apresuro a escribir y describir, apresurándome todo lo que está en mi mano, porque la estancia en este lóbrego lugar se hace cada vez más aburrida y hasta terrorífica, no en vano llevo una temporada creyendo escuchar voces en el aire, como procedentes de otra dimensión o dimensiones, a veces creo atisbar figuras ectoplasmáticas, yo diría que fantasmales, que aparecen de pronto, por un agujero dimensional en el aire y se ponen a caminar y charlar como si yo no estuviera presente. He llegado a la conclusión de que el hotel está o estuvo o estará en varias dimensiones a la vez y en distintos tiempos. He deducido que el primer hotel era más bien pobretón, como una pensión para pobres, que luego se transformó en un hotel de superlujo, gracias a la inyección financiera del millonario Slictik y otros magnates de las finanzas. En otra dimensión desconocida he creído atisbar un rascacielos que he situado en París, La France, con el nombre de Torre de Babel. Me da en la nariz que todo esto, y más cosas, son debidas a la mano que mece la cuna, en este caso la del millonario Slictik, quien por lo visto no tenía nada mejor que hacer que dedicar su tiempo, esfuerzo y divisas a esta especie de proyecto dimensional sin pies ni cabeza.

Como se me ofrecieran todos los medios que necesitara, solicité grabadoras de última generación, muy sofisticadas, cámaras infrarrojas o lo que fuera, capaces de grabaciones de ectoplasmas y fantasmas, y todo tipo de artilugios que me permitieran el trabajo más llevadero, al tiempo que pudieran probar la existencia de esta pirámide dimensional o de este hotel de los disparates, existente en diferentes dimensiones y tiempos. Lo que no se me concedió fue una secretaria para aliviarme de puros y rutinarios trabajos burocráticos. La razón que se me dio fue que una secretaria me distraería y que secretario me daría demasiado palique, aparte de que no lo había pedido.

He decidido escribir una serie de capítulos estructurando el hotel en diferentes dimensiones y tiempos, tal como yo lo veo actualmente. Para ello mezclaré lo que haya que mezclar, esperando que este cóctel no contenga algún elemento químico que haga explotar todo, acabando conmigo o proyectándome a otra dimensión de la que no me sea posible escapar.

Esta voz fue captada en el aire, tal vez procedente de otra dimensión. Alguien parece estar hablando con alguien y sugerirle algo que no acabo de entender. Entre los documentos más viejos uno de ellos parece tener relación con esta psicofonía. Se titula el cementerio de Lenn, no sé por qué ni si viene a cuento o no, porque nada me hace pensar que dicha psicofonía procediera de algún cementerio o camposanto.



Querido amigo: Te voy a dar algunas ideas para tu pesonaje humorístico. Lo puedes ir trabajando con tiempo puesto que aparece en el congreso y aún queda un poco. No recuerdo si habías elegido a algún secundario. Si no es así te puedo dar algunas ideas. Dime también si quieres participar en la escena del casino con algún personaje.

     En cuanto al Sargent Pepper o como al final quieras llamarlo. Creo recordar que te gustaba el humor negro. Podemos empezar a esbozarlo para que nos hagamos una idea de cómo funcionará como humorista. Puede ser joven, la ropa y la forma de moverse tiene que ser idea tuya. No sé exactamente cómo te gustaría que fuera. Si es joven se supone que su humor es bastante rebelde, de choque. Se mete con los políticos porque no le gustan nada los trapicheos que tienen para engañar a la gente.

    Tenemos que buscar una fórmula para expresar su humor. Podría ser, si te gusta, una especie de transformista que convierte a políticos conocidos o ficticios en monstruos de la mitología del terror. Me estoy refiriendo a Drácula, Frankestein, el hombre lobo, etc. De esta manera los políticos a parodiar llevarían una vida normal durante el día y por la noche se reunirían en un cementerio como lo que verdaderamente son. Es decir, pongamos por caso un presidente de algún pais. Durante el día realizar sus funciones con toda normalidad, pero por las noches escapa de sus escoltas y se reune en un cementerio al que podríamos poner nombre y describir. Allí asume su verdadera naturaleza, de vampiro, hombre-lobo, etc y habla con los restantes personajes sobre cómo va la política y lo que de verdad quieren hacer. Sería algo así como la política gobernada por terroríficos monstruos, eso sí muy divertidos.

     En cuanto a los antecedentes y la biografía del personaje, puedes ir pensando en cómo llegó hasta el humor. Por ejemplo le gustaban los comics de monstruos y las películas de terror. Cuando fue reconocido como adulto no podía dejar de imaginar a los políticos que veía por la televisión como esos monstruos de los comics o las películas de terror. En su casa se dedicaba a disfrazarse y aterrorizar a la familia. Hasta que ésta, cansada de aguantarle, le buscan un mánager para que lo exhiba por salas de fiestas y cabarets. De esta manera se hace también un golfo, aparte de humorista.

     Si te parece la idea puedes ir trabajándola, si crees que prefieres otra idea o cambiar algunas cosas, me puedes dejar tus ideas para que podamos trabajarlas un poco.

    En cuanto a la escena del casino. Si quieres participar. Podrías asumir el control de algunos personajes. Estoy pensando en hacer que el hotel tenga unos sótanos especiales para guardar mascotas de los clientes caprichosos. Allí habría un encargado, un viejo domador de circo retirado, que es convencido por los niños para que les deje sacar a sus mascotas la noche del follón en el casino. Allí aparecería este personaje intentando reducir a los animales y a los niños. Confírmame si te interesa la idea o te gustaría cualquier otra, como un tahur o fullero profesional que intenta reclutar gente para un poker privado, o cualquier otro personaje que te imagines.

   En cuanto a participar en el Parnaso como un dios. Puedes ir pensando en ello, en el nombre, en qué tipo de dios te gustaría ser y en cómo controlarías a tus personajes. Hay tiempo para ello. Pero puedes dejar que la imaginación vaya trabajando cuando se siente un poco inquieta. Dale a morder a alguno de tus personajes para ver qué sale.

Este escueto documento, más moderno, parece indicar que en el nuevo hotel, o sea el lujoso, existió un periódico en exclusiva para los huéspedes. Lo que se puede constatar y lo haré a su debido tiempo puesto que tengo en mi poder algunos ejemplares del mismo.



Estuvieron presentes: Cyrano, Bosques de laureles, Franlend, Vicenti_ka, Tormenta, Slictik, Ingeniero, carlos_lebon, aunque pocos de los aistentes, por motivos de horario o laborales o particulares, participaron activamente
Se abordaron solo dos puntos del temario, quedando los demás, como temas de la próxima reunión. Los mismos fueron:
1) Continuar con el punto ya tratado en reunión anterior PREGUNTAS MAS FRECUENTES que estaría en el espacio "Socorro" evaluando las preguntas que ya fueron sugeridas y su ordenamiento. Distribución de preguntas a efecto de ser contestadas
Este punto abarcó la casi totalidad de la reunión. Respecto a esto, después de abordar los lineamientos generales que debían tener las preguntas y de analizar las respuetas de doce de las mismas, se concluyó que dada la limitada concurrencia a la reunión, el muy lento análisis de las preguntas una por una y la imposibidad de repartirlas entre solamente los pocos asistentes, la idea más práctica era que adminsitración remita por correo las preguntas que contestaría cada Sección, consensuándose en que fuesen relatadas en primera persona, es decir, desde el lugar del usuario. Dichas pregutnas ya fueron remitidas por mail.
3) Redacción de un periódico digital: Se aprobó la creacion del mismo, y se facutó a César (Slictik) para que coordine con Freddy la forma de instrumentarlo, abriendo los foros que stime necesarios para tal idea. Cabe acotar que se hizo hincapié en que sería una iniciativa a mediano plazo y los pasos que se den, necesariamente deben tenerlo en cuenta.




Y esta es una grabación completa de una escena que se reprodujo ante mis cansados ojos, una noche especialmente agotadora, puesto que había trabajado todo el día sin parar y aún continuaba cuando el reloj de pared de este sótano dio las doce campanadas de media noche. Tengo la sensación de que pertenece al viejo hotel, o sea, el de los pobres, y que se coló desde aquella dimensión espacio-temporal hasta la mía, tal vez debido a que mi mente agotada sirvió de antena parabólica.

Intenté recrear la dramatización, desde cierta focalización en Matilde. Pero claro, es relativo. Creo que cierta distancia es más importante para ciertos momentos de humor.
Lo dejo a consideración, en Borrador






RELATO PARTE II

Aunque es obvio, porque las letras son diferentes en cada nombre, a fin de no repetirme en los diálogos, tenemos los personajes así:

Damas: Caballeros
Filo (F) Olegario (O)
Matilde(M) Irre (I)
Agustín (A)
Dr. Filidor: Dr.
El conserje y el botones, por ahora no intervienen demasiado, pero también empiezan con letra diferente si lo necesito.

Olegario Brunelli, aunque más calmado, se deja llevar por el botones a los amplios sillones del hall central, y desparrama junto con su voluminoso cuerpo, el nerviosismo de los momentos vividos hace tan poco tiempo.
De lo que no se ha dado cuenta, es de que el botones le ha encasquetado el peluquín, como le ha parecido, y hay una parte que le tapa media mejilla. Pero si no lo ha notado él, que sólo quiere reposar, menos lo ha notado el muchacho.

Apoyándose una en la otra, muy nerviosas, tomadas de la mano como dos niñitas asustadas (Matilde sigue llevando el bolso y los libros en la mano libre), Filo y Matilde se acercan, en un estado lamentable de maquillaje corrido, pañuelo extraviado y ropa torcida que acompañan con la cara desencajada de las dos. Van custodiadas por la amabilidad expansiva del conserje, a una mesita, en donde las esperan unas infusiones que el conserje supone tranquilizantes, aunque le da igual, ya que su mayor orgullo es poder controlar la situación, y esa es la meta; no importa cómo la logre.
En ese momento llega Agustín, con el café que se había ido a buscar, cubierto de ceniza, del que o bien él fumó a medias, o taza y cenicero son una misma cosa.
Lo alarma el hombre-peluquín casi exánime sobre un sofá. Pero cuando mira a la mesa de las mujeres que, todavía tomadas de las manos (sobre todo ahora que Matilde ha podido descargar bolso y libros sobre una silla adicional), y al ver estado de su Filo, se alarma.
A-¡Pero qué es todo esto! ¿Qué ha pasado? ¡Ni que hubieran visto a un fantasma!
Se acerca a Filo, con cariñosa preocupación
A- Pero qué te pasa, por qué estás así, Filo, por favor. Contáme.
Filo suelta sus manos de las de Matilde, gesticula, se aferra a Agustín:
F -¡Nooooooooooooo!¡No puedoooooooo! Todo es...
Se ahoga un poco, inspira, carraspea, vuelve a inspirar y sigue con un tembleque tonto en la voz:
F: -No sé, el señor venía (señala a Olegario), venía de un lado, creo, yo de otro, me parece, y nos chocamos, y la dentadura...
Matilde le acaricia la espalda:
M –Tranquila, Filo. Tranquilo...
F: -Y me falta el pañuelito rojo, qué vergüenza, encima quedo despareja...
Ahora se prende de Matilde:
F: - Y por suerte, que esta señora me trata de calmar, me dice que me va a ayudar, no sé, no sé.
La voz de nicotina aguardentosa:
M: -Sí, Filo. Mire, ahora nos tomamos estos tecitos. Yo tengo otros preparados más específicos, pero los tengo en mis maletas, luego se los alcanzaré. Por ahora, tiene que pensar, que fue un lamentable accidente, pero va a ver que...
A esta altura, los ojos de Matilde se cuelgan, como su pensamiento.
M- Ya va a ver que... –repite buscando el hilo de la cuestión, pero el ovillo vuela en una nube.
Abre el bolso gigante, saca el multipastillero también gigante, y se queda pensando qué hacer. Opta por una pastilla de un celeste muy bonito. Sólo que no es la adecuada.
Entonces, como si una descarga eléctrica le hubiera recorrido el cuerpo de un solo golpe, le sale a borbotones y de improviso, un llanto desconsolado, y se desparrama sobre el pecho de Irre.
I: (no entiende nada en realidad, entiende que tiene a una mujer al borde del abrazo. Y eso calza perfecto para él. Muy melosamente, la estrecha sin disimulo.
I: -No llore, bella dama, las cosas no están tan mal como parecen. Y tenga en cuenta que tiene a su lado a un caballero dispuesto a cualquier cosa por verla sonreir.
La aparta un poco (no demasiado), y mira los ojos mojados de Matilde:
I:- Vamos, porfi. Una sonrisa,¿sip?
M: (volviendo al abrazo sobre Irre)- ¡Ayyyyyyyyyyy!¡Es que no sé por qué lloro! Todo es tan confuso.
Claro, es también confuso también para sus ojos miopes y llenos de lágrimas. Cuando ve a Olegario, ya francamente relajado sobre el sofá, se altera:
M: -¡Ayyyyyy! ¡Ayyyy! ¿Pero qué hace ese pobre hombre, tirado sin sentido y con una araña enorme en la cara?
Y arranca el llanto de nuevo:
M: -Ay, Filo, ya me lo decían las cartas...
El conserje ha hecho traer nuevas infusiones, y dice en voz fuerte, para que todos lo oigan:
C: -Recuerden que ya he llamado personalmente al Dr. Filidor, médico del hotel. Excelente médico, se los aseguro.
A: (un poco malhumorado) -¿Y qué? ¿Viene en carreta? ¿No ve cómo están las señoras?
C (profesionalmente conciliador): - Está al llegar. Estaba atendiendo un parto en el piso quince. Pero ya viene. Ya viene.
Viendo que Matilde está más descontrolada, hace sonar los dedos mirando al botones, que en un tranco está a su lado. Le susurra:
C: -Pibe, un vaso de agua helada para la señora. Y rápido.
No es necesario que lo repita. Si hay algo que apasiona al botones, es la velocidad. Desaparece antes de que el mismo conserje se dé cuenta.

Olegario nota el defecto del peluquín, pero está más calmado. Lo acomoda en su lugar, y decide aprovechar para trabar nuevos conocimientos y saludar a todo el mundo. Primero, como caballero que es, saluda a las damas:
O: -¿Me permitirían besar su mano? Olegario Brunelli, el humorista number one, a su servicio.
F (saliendo de su estado de shock) –Encantada. Y discúlpeme.
Tiende la mano como para estrechar la de Brunelli, pero él la toma suavemente y besa el dorso de la mano. Gesto fastidiado de Agustín. Evidente alborozo casi ingenuo de Filo.
F: -Encantada. Y discúlpeme por lo del choque. Soy Filomena Marturano, pero me dicen Filo.
M: -¡Buaaaaaaaa! (se abraza a Olegario)-No sé lo que me pasa!
O: -Cálmese, querida amiga. Todo tiene remedio en la vida, menos la muerte.
Aunque Olegario piensa que deberá mandar limpiar su traje, de la catarata de base de maquillaje, baba de lápiz de labios rosa Sensual for you, aunque el nombre él no lo sabe, y rimel que Matilde derrama a granel, se contiene. Pero le habla a Filo:
O: -Tiene nombre de filósofa, querida amiga.
En ese momento, llega el Dr. Filidor, poniéndose un saco, como si hubiera terminado de vestirse en el ascensor..
Dr.: -Señores, señores, ¿qué no puede uno entretenerse ni para traer una nueva vida?¿Qué ha sucedido?
M: (in crescendo) -¡Ayyyyyyyy, doctor, que se me va la míaaaaa!
Y se aprieta a Olegario, que le palmea suavemente la mejilla, por no zamarrearla, y la sienta a la mesa.
El botones, a la misma velocidad que se ha ido regresa con una jarra de agua helada, e infusiones de repuesto, por las dudas. Sirve un vaso, que ofrece a Matilde.
Matilde toma de a sorbitos el agua, entre sollozo y sollozo, y Filo, de su taza, pero menos alterada.
Matilde, abandonada por Olegario, ahora le llora al doctor:
M: -¡Ay, doctor, doctor!¡Qué angustia tan existencial!
O: (a Filo) –Y usted, señora, ¿cómo está?
F: -Bueno, un poquito más tranquila, ahora que ha llegado el doctor, y usted es tan amable.
Dr: (a Matilde) –Señora, no se apure. La angustia existencial la padecemos todos los que existimos. Tómese unos traguitos más de agua.
M: (insiste) –Bueno...¡Pero esta es la peor de tooodaaaas!
Bruscamente, hace silencio. Se queda quieta.
M: -¡Mi pastillero!
Olegario se dirige a Irre. Le estrecha la mano.
O: -Querido amigo, Olegario Brunelli para servirle. ¿Es usted humorista?
I: -Efectivamente.
Matilde ha volcado el bolso, el bolso ha escupido al pastillero, el pastillero ha escupido un arco iris de pastillas. Afortunadamente para más de uno, además de Matilde, toma la pastilla blanca.
O: -Será un placer charlar con usted, querido amigo. ¿Cómo dijo que se llamaba?
I: -Irreverente, amigo, pa lo que guste mandar.
Entre tanto, Filo se ha acercado a Matilde y le ayuda a acomodar, de cualquier modo, el pastillerío desparramado.
Agustín, que no ha probado ni el café ni las cenizas, contempla todo con estupor y con rabia.
O: (a Irre) -¿Quién le puso ese nombre? Parece que no pudo ser un preste.
I: -Bueno, así me llaman los chochamus del barrio. ¡je, je!
Olegario se acerca a Agustín, y observa el café lleno de ceniza mientras le estrecha la mano.
O: - Y usted, querido amigo, ¿le gusta el café con ceniza?
A: (diluye el fastidio con un tonito entre irónico y fanfarrón) –Bueno, la verdad no mucho, pero, ¿vio?, esto del canto me tiene mal. Es una vieja receta que decían que usaba Gardel para cantar Cosas de artistas, nomás.
O: -Vaya, conque usted es artista.
A(rápido, aprovechando el tema) –Sí. Actuamos juntos con mi querida Filomena, desde hace años.
O: -Pues permítame invitarle al congreso de humoristas que se celebrará a lo largo de dos semanas en el Salón de Actos del hotel. Y por supuesto, hago extensiva la invitación a todos ustedes.
F: -¡Qué bien, Agus! Gracias, Sr. Brumel, ehhh Bumel... Sr. Brunelli.
I: -Asias, amigo. Naturalmente, pensaba participar.
A esta altura, Olegario se sirve la infusión y la bebe con calma, al tiempo que acepta un cigarrillo a Agustín. Irre estira la mano para tomar otro cigarrillo sin haber sido invitado.
Las damas entablan conversación con el Dr. Filidor, el conserje y el botones, que en lo íntimo se está divirtiendo a lo grande, aunque no se le nota, porque es un buen discípulo del conserje. Viendo que todo está calmado, estira la mano a Olegario buscando la propina. Olegario se la estrecha muy calurosamente y le invita también al congreso.


ESCENA A

Olegario, Irreverente y Agustín.

Agustín le ofrece otro cigarrillo a Brunelli.
A: - Oiga, amigo, fúmese un negro. Hacen bien a la salud.
O: -Gracias, amigo, nada como el humo para que se encienda el humor.
I: -Gracias, compadre, realmente me viene bien.
O: (a Irre) –Y disculpe usted la broma. Que nos disculpen las damas, pero el humo es imprescindible para verlo todo claro en la vida.
Echa una ojeada al otro sector.
O: -Veo que las damas se han encariñado del doctor.
Mal disimulado gesto de fastidio de Agustín.
A: -Fume compadre, fume y charlemos.
O: -Me decía usted que es artista. Cantante de tangos, si no me equivoco.
A: -Sí, sí. La fama todavía no ha golpeado a mi puerta, pero está ahí nomás, es cuestión de esperar. , ehemmmmm. Los empresarios son algo sordos, en estos días.
O: -Espere, espere, querido amigo, pero procure hacerlo a unos pasos de distancia. A mí la fama me golpeó de repente y me dejó la nariz chata, como se puede ver.
I: (a Agustín) –Como desee, compadre, aunque esto de la charla no me va mucho, soy más bien un hombre de acción, ¿ me entiende?
O: -Conque es usted un hombre de acción, amigo Irre.
A: (burlón) –Ah, mire usted. Pensé que era de nacimiento.
HI: (a Olegario) –Efectivamente.
O: -Temo a los hombres de acción, no me permiten ni respirar. Donde está una buena mesa y una larga sobremesa, que se quite todo. Les invitaría a cenar conmigo esta noche, pero me siento muy cansado.
I: -¡Ah! Bueno, en cambio a mí, me es imprescindible como el aire, la inactividad me atrofia, ¿me entiende?(*)
O: -Si me disculpan, voy a tomarme un baño y cenaré solo en mi habitación. Les invito a desayunar mañana.
Estrecha las manos de ambos.
A: -Bueno, amigo. Vaya nomás. Un gusto.
O: -Encantado de conocerles, y atiéndanme a estas damas.
I: -Un gustazo, amigo, vaya tranqui, nomás.
Olegario se dirige a las señoras:
O: -Ustedes me disculparán, pero mi obesidad me obliga a descansar con frecuencia.
Filo y Matilde sueltan por un momento a los hasta ahora prisioneros de sus cotorreos. Irre y Agustín se unen al grupo de las damas y el doctor. Brunelli desaparece, y el conserje, considerando todo bajo control, hace una seña al botones. Se retiran.


ESCENA B : Dr. Filidor, Filo, Matilde, Irre y Agustín.

El doctor Filidor se dirige a los caballeros.
M: -Me debo disculpar con usted, Sr. Irreverente. Me desparramé sobre usted, pero la angustia, ¿sabe?
I: -Faltaba más, bella dama, no hay motivo para ello.
Dr.: -Les decía a las damas, que la angustia existencial se calma con el fuego del amor, que todo lo consume.
F: -¡Ay, sí! ¡El dr. sabe tanto de estas cosas!
Dr. : -Ellas están de acuerdo. ¿Lo están ustedes, caballeros?
F: -¡El amor! ¡El amor! Esa esencia escanciada en primavera...
A: (ya decididamente molesto) –Sí, sobre todo el dinero se consume, con ese cuento del amor.
Filo le da un codazo:
F: -¡Agustín!
A: -Ay, Filo, dejáte ya de pavadas.
I: -¿Cuento? No, compadre, el amor es el alimento del alma, del espíritu, de la mente, de...
Dr.: -Querido amigo. Veo que es usted un romántico incurable. Algún desengaño amoroso quizá. Vaya, vaya. La discusión se pone interesante.
M: -Sin embargo, cuantos más desengaños, uno aprende. Dígamelo a mí Yo he amado a muchos hombres en mi vida.
A: _Puede ser algún que otro. Las mujeres no aprecian a un caballero como yo.
Después mira a Matilde. Ya habla de otra cosa:
A: _Disculpe, señorita, eso que usted dijo, en mi barrio se llama de otra forma.
La voz de nicotina se enronquece más.
M: _¿Disculpe?
O: -Las mujeres le harán caso, querido amigo, si usted aprende a tratarlas.
M: -Quizá usted no sabe mirar.
A: (la voz se apacigua) –Yo no sé mirar, ¿y qué quiere decir con eso?
M: -Que quizá tiene el amor delante suyo y no se da cuenta.
Los ojos desmantelados de maquillaje de Matilde, pretenden corroborar la insinuación con la mirada. Pero como no ve bien, no mira a los ojos a Agustín, mira quizá el sombrero que lleva puesto y hace cálculos, pero la mirada es absurdamente tonta.
Irreverente no quiere perder posiciones frente a una mujer aparentemente tan apasionada y liberada.
I: -Mmmmmmmm, ¿y en su corazón, le queda lugar para algún otro? ¿Todavía puede abrir su corazón a las delicias del romance?
La mirada supuestamente seductora, (más parece adormilada) se clava en Irre. En algún punto de Irre.
M: -Siempre, Irre. Mi corazón es flexible y tierno como un capullo.
Dr.: -Si me permiten, mañana les dejaré leer algunas páginas de mi “Tractatus filosoficus estética mulieris”
F: -¡Ay, Dr., con mucho gusto!
Dr.: -Les aseguro que allí encontrarán el elixir de la eterna felicidad.
A: -Este doctorcito ya me está cansando, ¿qué te metés a leer cosas raras, Filo?
M: (nunca quiere quedarse atrás) -¿Leyó usted el tratado griego de “El secreto de la genitalidad femenina en la mujer del siglo XIX”?
Dr.: (ni la escucha) –El universo explicado...
F: -No hablés, Agus. Siempre celoso, vos.
Dr.: -Sería un placer invitarlas a cenar esta noche.
A: (refunfuña) –Sólo por tener título ya te dejás impresionar.
F: -¡Calláte que te va a oir! (codazo y pisotón, sonrisa de ángel)
Dr.: -Tengo mesa reservada. Los caballeros están también invitados, si no queda otro remedio.
M: -Encantadísima.
I: -Un placer.
F: -Cuente con nosotros, doctor.


(*) Al releer esto, se me ocurre que cada vez que Irre hable de aire o de cosas sanas, le agarre el ataque de alergia, por ejemplo.